Prepa. Física

Rendimiento deportivo ¿qué factores influyen?

Rendimiendo-deportivo-escuela-de-futbol-pachon-y-lopez

Es posible que, erróneamente, se asuma que una buena condición física sea sinónimo de rendimiento deportivo, pero en muchas ocasiones, existen otros factores que impiden alcanzar los objetivos deportivos deseados a pesar de tener un estado físico óptimo. Repasamos los factores más importantes que inciden en el rendimiento deportivo.

El rendimiento deportivo, sobre todo a nivel futbolístico o deporte base, no depende únicamente del estado físico del futbolista. Una buena condición física no asegura un rendimiento deportivo óptimo. Para ello, es necesario seguir una serie de hábitos que, combinados con otros factores, marcarán el camino para el rendimiento deportivo necesario enfocado a los objetivos planificados. Dichos factores son los siguientes:

  • Entrenamiento: Obviamente, los entrenamientos son indispensables para alcanzar un buen rendimiento deportivo. Es necesario trabajar las cualidades físicas básicas. La combinación del entrenamiento de la velocidad, flexibilidad, fuerza, resistencia aeróbica y anaeróbica y coordinación son la base de una buena condición física. Partir con objetivos a corto, medio  y largo plazo.
  • Salud y nutrición: Llevar una vida ordenada, con descansos necesarios, evitando el tabaco y las bebidas alcohólicas y con una nutrición equilibrada y acorde con la planificación deportiva, son indispensables. Los profesionales especializados en nutrición y alimentación con los que cuenta cada club serán los encargados de organizar las comidas durante los diferentes periodos de la temporada.
  • Entrenamiento psicológico: La capacidad para gestionar emociones, situaciones de estrés y la presión propia de la competición, son aspectos que se pueden y deben entrenar, y que ayudan al futbolista a rendir al máximo nivel. El aspecto sociológico que rodea al futbolista influye también en el rendimiento del jugador (la importancia de un vestuario unido). Ejemplos de esto serían la estabilidad emocional, el reconocimiento público o la percepción de un futuro económico estable.
  • La genética: Es un factor determinante en el mundo del deporte. Los genes determinan que un futbolista tenga mejor predisposición a una buena condición física que otros, aunque ambos se sometan al mismo plan de entrenamiento.

Todos estos factores deben confluir en un momento determinado para que un futbolista alcance un rendimiento deportivo de máximo nivel. Cualquier descompensación de uno u otro factor puede ser el desencadenante de una disminución repentina en el rendimiento que influirá, además, negativamente en el resultado colectivo del equipo. Por todo esto, es comprensible la dificultad de mantener un rendimiento deportivo al máximo nivel durante varias temporadas seguidas.

Como hemos mencionado anteriormente, todos estos factores deben de ir de la mano, y sobretodo vuelvo a hacer hincapié en la importancia de respetar las horas de descanso pre y post-partido, momento en el que se regeneran las fibras destruidas. Aunque cada persona requiere un número de horas determinadas, el rango ideal de descanso está entre las 6 y 8 horas continuadas de sueño.

A parte de los factores citados en el artículo, es de vital importancia ser constante, tener paciencia, perseverar, y lo más importante a la hora de adquirir un rendimiento deportivo óptimo… ¡hacer lo que te gusta y disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obliga lasorios están marcados con *